Cómo planificar una carrera profesional

Escoger una carrera profesional puede llegar a ser un tema complejo; pues existen varios factores que se deben tener en consideración, como el interés personal, las habilidades y aptitudes con las que se cuenten, recursos, notas obtenidas y muchas otras cosas más. 

No es de extrañar, que la toma de decisión en relación con la elección de una carrera, pueda llegar a ser un tema que genere ansiedad y preocupación para muchos; sin embargo, con la ayuda y orientación apropiada, esto no tiene por qué llegar a ser un problema.  

planifica tu carrera profesional

Sobre la complejidad de escoger carrera

complejidad de elegir un plan de carrera

Al comenzar el proceso de escoger una carrera, es fácil darse cuenta de que se trata de una toma de decisión compleja, que comprende diversas aristas que se deben tener en cuenta, para poder elegir de manera asertiva.

Esto implica hacer un proceso de introspección; para evaluar las cualidades personales que se poseen y los verdaderos intereses que se tienen en ciertas áreas o especialidades en particular, a fin de comenzar a delimitar las opciones entre las cuales escoger. 

Es importante, en este sentido, ser conscientes de las potencialidades y debilidades que se tienen, para seleccionar una carrera; en la cual el desempeño pueda ser bueno, al contar con cualidades necesarias para hacerlo. 

Esto implica un nivel de honestidad para consigo mismo que puede llegar a ser complejo, pero que resulta necesario; por poner un ejemplo: alguien quiere elegir una carrera en enfermería, pero tiene poca paciencia, esta es una opción que debe quedar fuera de la mesa; ya que es una cualidad fundamental para tratar con personas. 

Otra de las cosas que se deben tener en cuenta al momento de escoger una carrera, es indagar a profundidad, acerca de la misma, todo lo que implica su formación y campos de trabajo; pues es bastante común, tener una idea un tanto vana de lo que realmente implican. 

¿Qué hacer para escoger una carrera?

Como ya se ha mencionado, escoger una carrera, es un asunto complejo que implica la consideración de muchos factores. Sin embargo, hay ciertas cosas que se pueden hacer y que son muy útiles para tomar una buena decisión, en este sentido y a continuación, se presentan algunas de ellas:

El autoconocimiento es fundamental 

Puede parecer algo simple, pero la mayoría de las personas, pocas veces se han detenido a pensar en esto y es que conocer las propias capacidades es fundamental; para poder tomar una decisión acertada, al momento de escoger una carrera. 

Es mucho más allá de simplemente determinar cuáles son los gustos particulares que se tienen y las áreas específicas que le generen interés; pues en ocasiones, esto no se corresponde con las habilidades y aptitudes en las cuales se destaca. 

Es importante entonces, reconocer cuales son los puntos fuertes y débiles; para no seleccionar una carrera que resulte eventualmente en una cuestión frustrante al no poder desempeñarse de la manera que se espera.

En este sentido, la elaboración de una matriz FODA, puede llegar a ser de gran ayuda; para conocer las fortalezas y debilidades para tomar la decisión, teniendo siempre en cuenta que sea una opción, que, además, resulte ser del agrado personal. 

Buscar orientación 

La ayuda de un personal especializado puede ser la solución perfecta para hacer una elección adecuada, teniendo en cuenta todos los aspectos que de una u otra forma, interactúan en la decisión; bien sea que se trate de un psicólogo, orientador vocacional o cualquier otro experto. 

Pero si esto no resulta ser una opción con la cual se sienta cómodo o que simplemente no se encuentre entre las posibilidades; otra alternativa es tomar test vocacionales auto aplicables. Existe una gran variedad de estos test en línea, a los que se puede acceder con relativa facilidad.

Sin embargo, se debe dejar en claro que estos test en línea, jamás podrán igualarse a la orientación de un profesional; pues no evalúa los diferentes aspectos que se toman en cuenta con una entrevista personal, pero pueden servir como una guía hacía algún área en particular. 

Evaluar las posibilidades  

Una vez que se haya tomado un tiempo prudencial para hacer una introspección y reconocer las potencialidades con las que se cuentan, es momento de hacer una lista de opciones de carrera que representen interés.

Esto es importante hacerlo luego de haber realizado también las pruebas vocacionales; para poder escoger opciones más acertadas en relación con las capacidades que se tienen y los gustos particulares de cada quien, 

La primera lista puede tener tantas opciones como se deseen y una vez que estén allí, comenzar a evaluar los pros y contras de cada opción; para ir, poco a poco, depurando la lista, eliminando opciones que no resulten ser muy buenas. 

Para ello, es preciso informarse en relación con lo que se estudia en cada carrera y todas las áreas en las que los conocimientos son aplicables y los posibles campos de trabajo; esto para evaluar si realmente se adaptan a lo que se quiere. Con esta información, se van descartando posibilidades, haciendo cada vez más corta la lista para escoger carreras. 

Hacer una lista corta

Al realizar el paso anterior, esto resulta sin mayor esfuerzo; pero una vez que se tenga una lista con pocas opciones (lo recomendable es que sean 3), es momento de ahondar un poco más en cada una de las alternativas que han quedado para escoger. 

Esto quiere decir, que no solo es cuestión de evaluar lo que implica la formación, sino también transpolar los conocimientos que allí se van a adquirir, a otras instancias de la vida; para saber si serán de utilidad, en caso de más adelante, tomar otro rumbo. 

De igual manera, evaluar si las habilidades que se poseen, pueden ser de ayuda para la formación; ya que esto puede facilitar mucho el desarrollo de la carrera. Esto es fundamental, para acortar aún más la lista de posibilidades para escoger. 

Otro factor que se debe tener en consideración, es el relacionado a la vida laboral, propiamente dicha; esto implica investigar las opciones de trabajo disponible y si son carreras que tienen gran demanda al momento de buscar empleos. 

También es importante, chequear las ganancias que se pueden llegar a tener con cada una de las opciones; para escoger carreras que, a la larga, resultan ser rentables y evaluar las posibilidades que hay para expandirse en el área. 

Buscar la opinión de expertos

Una vez que se tengan pocas opciones en la lista, sería de gran utilidad, consultar a los expertos para mayor información; pero en este caso, no se hace referencia a la opinión de un experto en el área vocacional, sino en las carreras que se han seleccionado. 

Pueden concertarse algunas entrevistas para conocer de primera mano, la experiencia laboral en ciertas áreas en particular, escuchando a las personas que se desempeñan día a día en ellas. Esto puede hacerse consultando a conocidos e incluso, pidiendo el apoyo de alguna empresa. 

Otra opción, mucho más cómoda, es a través de ciertos portales, como LinkedIn, en donde se puede contactar con especialistas y pedir una entrevista; para poder conocer todo lo necesario y resolver cualquier tipo de duda que se pueda tener. 

Esto puede llegar a ser determinante para seleccionar una carrera; pues no es lo mismo buscar información teórica, que conocer realmente como es el desarrollo desde el área laboral. Es por esta razón que se recomienda ampliamente, seguir este paso.

Plantearse metas

Una vez que se haya escogido una carrera en particular, el siguiente paso es establecer objetivos definidos para enfocarse en la consecución de los mismos. Para ello, se establecerán metas en diversos plazos, dependiendo de la temporalidad (corto, mediano y/o largo).

Las metas a largo plazo serían, claro está, culminar exitosamente la carrera; pero para que ello sea posible, es necesario cumplir con ciertos objetivos, los cuales se tendrán como metas a mediano plazo y a corto plazo.  

A mediano plazo, se pueden incluir formaciones en paralelo, que aporten un mayor soporte a los conocimientos que se adquieren en la carrera; como cursos, talleres, asistir a seminarios, foros y otras actividades relacionadas.

Mientras que, a corto plazo, estaría el aprobar las materias correspondientes. Esto ayuda a enfocar el camino hacia una meta superior, ayudando a entender que, de un paso a la vez, se emprende el camino y que, con constancia, la meta final será alcanzada de manera satisfactoria. 

futuro profesional

Escoger la carrera

Una vez que se han hecho todos estos pasos, es mucho más sencillo poder ver con claridad cuál es la mejor opción de carrera para cada persona y esto es un tema que aquellos quienes no lo han hecho, pueden dar fe de ello; pues ayuda a ser mucho más asertivos.  

Ya se cuenta con toda la información necesaria para poder tomar una decisión consciente, tanto de los factores internos, como externos, que influyen en el desarrollo de una carrera, haciendo mucho más simple la escogencia de una. 

Hacer un plan de acción profesional

Este es un punto que no muchos realizan, pero que al igual que con las metas planteadas, ayudan a incentivar el llegar al objetivo final. El basamento es similar al del punto anterior; pues se basa en definir cuáles son los pasos a seguir para lograr trabajar en el puesto deseado. 

Es parecido, pero va más allá de solo conseguir un título, sino que permite visualizarse en el propio campo laboral. La manera ideal de hacer esto, es a través de un escrito en el cual se deben detallar todos los pasos a seguir para conseguir el trabajo deseado. 

Es importante, en este sentido, prever los posibles obstáculos que se pueden presentar y la manera de solventarlos, en caso de que ocurran. De igual manera se debe contar con un plan B, en caso de que las cosas no resulten ser de la forma esperada.  

¿Qué pasa si se desea cambiar de carrera?

Hay ocasiones en las que se comienza en una carrera con todo el ánimo del mundo; pero en cierto punto, se pasa a sentir un estancamiento y se comienza a cuestionar la elección realizada. Esto es un tema bastante recurrente entre los estudiantes y es allí cuando resulta fundamental, la orientación de un experto. 

El tener dudas en relación con la escogencia de carrera, no necesariamente implica el hecho de tener que hacer un cambio, en ocasiones es solo cuestión de tomar una pausa, para comenzar a ver todo desde otro punto de vista.  

Otro caso común, es que una vez que se ha formado en una carrera, al enfrentarse al campo de trabajo, resulta ser muy diferente de lo que se esperaba, lo que genera dudas y confusión; pero es justo allí en donde es preciso evaluar, si lo que se necesita es un cambio de carrera o simplemente un cambio de trabajo.