Cómo escribir una carta de presentación para buscar empleo

escribiendo una carta de presentación

Las cartas de presentación, se tratan de un requisito importante, al momento de realizar alguna solicitud de empleo. Si bien, no hay una norma escrita para ello; bien se sabe, que puede marcar una gran diferencia al momento de dirigirse a una entrevista laboral. 

Pero para ello, se debe hacer un buen trabajo y dedicar un poco de tiempo para elaborar una carta de presentación de calidad, que pueda dejar en evidencia los puntos fuertes con los que se cuentan, las habilidades y aptitudes que lo vuelven un fuerte candidato para optar a un cargo en la empresa. 

¿De qué se trata una carta de presentación?

finalidad de la carta de presentación

Antes de iniciar a explicar la manera correcta de escribir una carta formal para estas ocasiones, es preciso aclarar de qué se trata; pues no todos tienen esto en claro. Se trata de un documento que se adjunta al currículum vitae, en el cual se coloca información adicional que puede ser de interés, con marcado énfasis en las potencialidades. 

Aquí se debe destacar la experiencia laboral que se tiene hasta el momento y en caso de no tener; por ser la primera vez que se busca empleo, denotar todas las cualidades y habilidades con las que se cuentan y que pueden llegar a ser útiles para desempeñarse en el cargo. 

Es importante tener en cuenta que no se trata de un papel, en el cual se repite la misma información que está asentada en el currículum, pues esto sería redundante y carente de sentido; por el contrario, aquí se da una explicación detallada del porqué debería ser elegido para el cargo. 

Se presta especial atención en la información que evidencie que se trata de una persona que está en sintonía con la dinámica de la empresa y que cuenta con las capacidades para realizar un buen trabajo. La idea es que la persona que lea la carta, pueda hacerse una mejor idea del potencial que se posee.  

Tipos de cartas de presentación

Teniendo en claro de que se trata una carta de este tipo, es importante resaltar el hecho de que existen 3 diferentes tipos, dependiendo de la finalidad con la cual sean consignadas al posible empleador. Ellas son:

  1. Al momento que se conoce la existencia de una vacante en particular en una empresa, llamada carta de solicitud. 
  2. Cuando se indaga acerca de posibles vacantes en la empresa, llamada carta de prospección.
  3. Cuando se busca asistencia en relación con la búsqueda de empleo, llamada carta de red. 

¿Qué debe llevar una carta de presentación?

Una vez más, se hace énfasis en el hecho de que la carta de presentación debe complementar el currículum, no ser una copia del mismo; por lo que no desee llevar la misma información proporcionada en este, sino basarse en la interpretación de la misma, para dar una mejor idea a los potenciales empleadores del potencial que se tiene. 

Es importante buscar información previamente acerca de la empresa; para escribir una carta que se encuentre acorde a su misión, visión y valores, recordando que este será el primer contacto que se tendrá con el potencial empleador. 

Es justo por esta razón que se debe prestar especial atención al estilo de redacción y la ortografía del escrito, para poder brindar una buena primera impresión. Es importante revisar la carta varias veces para cerciorarse de que no tengan ningún error, antes de enviarla. 

Se debe demostrar el interés de trabajar en la empresa, para que pueda generar un impacto positivo; pues de lo contrario, aunque esté bien redactada, no será del interés del empleador. Lo recomendable es ir haciendo hincapié en las habilidades que se poseen y que son útiles para las labores que se realizarían en la empresa. 

Lo que no se debe incluir

no incluir

Al momento de elaborar una carta, muchas personas comenten errores comunes, al incluir información irrelevante que no es de utilidad y que incluso puede llegar a ser contraproducente, para el fin con el cual se ha realizado. 

Uno de los errores más frecuentes es agregar información personal y/o familiar; se debe tener en claro que no es una carta para contar la historia personal, sino para potenciar los aspectos a nivel de calificación para el empleo que se tiene. 

No se debe hablar acerca de las pretensiones salariales, a menos que la empresa lo solicite, de igual manera deben quedar por fuera, aspectos como los beneficios que se quieren obtener o los horarios de trabajo que se desean tener. 

Es fundamental que la carta sea corta y concisa; pues si es muy extensa se corre el riesgo de que ni siquiera la lleguen a leer; por lo que es preciso ser muy concreto en cuanto a la información que en ella se colocará. 

Algunos consejos de utilidad

consejos para hacer una carta

Una de las cosas que si se debe hacer es personalizar las cartas de presentación; esto implica el realizar una carta para cada empresa a la cual se aspire ingresar, haciendo uso de la información de la misma, colocando su nombre al principio de la carta, al escribir acerca del interés de trabajar allí.

Se debe colocar la información relacionada al cargo al cual se pretende aspirar; cómo de qué manera se supo del trabajo, si se cuenta con alguna referencia dentro de la empresa y los motivos por los cuales es la mejor opción para el cargo. 

Potenciar las habilidades y cualidades que lo hacen óptimo para el puesto de trabajo y no olvidar agradecer la oportunidad que se le está brindando al ser considerado para el cargo. 

¿Cómo se redacta una carta de presentación?

Hay ciertos elementos que deben estar presentes al momento de hacer una buena redacción de una carta de presentación; es por ello que a continuación se presentan de manera detallada:

  • Encabezado: La primera parte que debe estar presente es la información de contacto y la del empleador, seguidamente de la fecha. En el caso de correos electrónicos, la información de contacto se escribe al final de la carta.

En este apartado se incluyen datos como el nombre y apellidos del solicitante, su dirección, número de teléfono y correo electrónico. Por parte de los datos de la empresa se escribe el nombre, el departamento al cual va dirigida y si se conoce, el nombre del empleador. 

  • Saludo: La formalidad debe estar presente y comenzar dirigiéndose respetuosamente con Dr./Sr./Sra. Apellido. En caso de desconocer a quién va dirigida la carta, se puede optar por escribir: Estimado gerente, por poner un ejemplo. 
  • Introducción: Lo primero que se debe colocar es la información relacionada al empleo al cual se aspira, explicando la manera en la que supo de la vacante; allí se debe colocar si conoce alguien en la empresa que sirva de referencia. Seguidamente se hace énfasis en las habilidades que se poseen y que serán de gran utilidad para desempeñar el cargo  
  • Cuerpo: Brevemente se deben explicar las razones por las cuales el trabajo le genera interés y las razones por las cuales deberían contratarle. Esto en uno o dos párrafos, sin extenderse demasiado, haciendo uso de toda la capacidad de síntesis que se tenga. 

Que otros aspectos tener en cuenta 

Si se cuenta con la lista de requisitos que se piden para el cargo, se pueden enumerar colocando al lado como las cumple y como se está calificado, para hacer el trabajo de forma satisfactoria, brindando ejemplos. 

  • Cierre: Para finalizar la carta de presentación, es recomendable hacer nuevamente hincapié en las habilidades que le convierten en una buena opción para cubrir el puesto de trabajo vacante. Acá se debe colocar también que le gustaría tener la oportunidad de laborar en la empresa.

También se debe hacer un espacio para agradecer la oportunidad y por ser considerado para el puesto. Esto es un pequeño detalle, que puede llegar a marcar una gran diferencia. Teniendo siempre en cuenta que la carta no sea de más de una página.  

  • Firma: La parte final de la carta se basa en un cierre de cortesía, de los cuales abundan ejemplos en la web; para seguidamente colocar la firma, lo ideal es que la misma sea colocada a mano, utilizando siempre tinta negra para dar uniformidad a la carta. 

También se debe colocar allí el nombre completo del aspirante y en el caso de ser enviada por correo electrónico, con el nombre escrito bastará; pero se debe complementar con la información de contacto que se ha reservado hasta el final, a diferencia de las que se entregan en físico.  

Aspectos a considerar

Es de gran importancia mantener un formato estándar tanto en la carta que presentaremos; como en el currículum vitae. Esto implica hacer uso de la misma fuente y tamaño, para conservar una secuencia y armonía, lo que brinda una apariencia profesional 

Es fundamental la escogencia de un tipo de letra que sea de fácil lectura, como Arial, Times New Roman, Calibrí, Verdana y Georgia. Se recomienda que la fuente ronde entre los 10 y 12 puntos para que no sea complicado de leer.

Hacer uso de los márgenes estándares para conservar la formalidad y agregar un espacio en el encabezado, de igual manera en el saludo y entre cada uno de los párrafos subsecuentes, teniendo siempre en cuenta que la carta no pase de una sola hoja. 

Chequear todo nuevamente

verifica que todo está bien

Antes de enviar la carta a su destino, una vez que se ha realizado, siguiendo todos los pasos necesarios para ello, es importante revisar a detenimiento, para poder realizar todas las correcciones que se ameriten hacer, tanto de contenido como de forma.  

Se recomienda dejar la carta a un lado durante un rato, antes de volver a revisarla; pues la mente estará mucho más fresca, como para poder ver cualquier tipo de error que se pueda haber cometido al redactarla. Luego de hacerlo, es preferible volver a repetir este paso.

Puede parecer tedioso y quizás innecesario, pero esto puede ser la diferencia entre entregar una buena carta que le signifique un puesto o quedar descartado de manera inmediata. Es preciso revisar cada uno de los detalles y asegurarse que todos los datos de contacto se encuentren.

Un error más frecuente de lo que se podría llegar a pensar, es entregar las cartas de presentación sin la información de contacto; por lo que se hace necesario hacer varias revisiones para cerciorarse que todos los datos se encuentren allí asentados. 

Una buena carta de presentación bien hecha, puede significar la oportunidad de obtener un puesto en la empresa; en la cual se está realizando la solicitud, por lo cual, no se debe ser un asunto tomado a la ligera. 

Con un poco de tiempo y dedicación se puede conseguir hacer un muy buen documento que nos presente; la cual sirva como el complemento ideal de la información que se ha proporcionado en el currículum y que puede llegar a ser el punto extra para ser considerado.