Cómo escribir un curriculum vitae exitoso y atractivo

El Currículum Vitae es uno de los documentos más importantes al momento de emprender la búsqueda de empleo; pues se trata del resumen de todos los logros, tanto a nivel académico como profesional y es el primer contacto que el empleador tiene con el aspirante, junto con la carta de presentación. 

Es por esta razón que resulta ser imperativo hacer un buen resumen curricular, en el que se contenga toda la información de interés; pero que además se encuentre en un formato atractivo y fácil de leer, con un esmerado cuidado en los detalles. 

curriculum vitae

Aunque pueda parecer un poco complicado, elaborar un buen Currículum es algo fácil de lograr; solo debe dedicarse un poco de tiempo y esfuerzo para obtener buenos resultados, lo que puede ser la diferencia entre conseguir una entrevista laboral o no. 

¿Para qué un currículum vitae?

propósito del curriculum

El Currículum Vitae es uno de los documentos más importantes al momento de emprender la búsqueda de empleo; pues se trata del resumen de todos los logros, tanto a nivel académico como profesional y es el primer contacto que el empleador tiene con el aspirante, junto con la carta de presentación. 

Es por esta razón que resulta ser imperativo hacer un buen resumen curricular, en el que se contenga toda la información de interés; pero que además se encuentre en un formato atractivo y fácil de leer, con un esmerado cuidado en los detalles. 

Junto con el currículum, se suele hacer entrega de una carta de presentación; la cual es un documento complementario, en donde denotarán todas las habilidades y cualidades que hacen que el aspirante al cargo, sea una buena elección.

Es importante destacar, que esta no debe ser una copia del currículum, sino una manera de potenciar la información que ya ha sido suministrada. La combinación de ambas herramientas para presentarse ante una empresa, es el primer paso para conseguir un empleo.     

La experiencia laboral

Este es uno de los puntos centrales de un currículum vitae; pues allí se condensa toda la experiencia que ha tenido el aspirante hasta el momento. Para colocar la experiencia laboral, es preciso hacer una lista con todos los trabajos en los que se ha estado. 

Además, aquí se pueden incluir otra información; como, por ejemplo, voluntariados, premiaciones y reconocimientos, colocando todo en orden cronológico, generalmente partiendo desde el más reciente; pero esto queda a gusto personal de cada quien. 

Para no dejar nada por fuera, es recomendable tomar papel y lápiz e ir anotando todos los empleos para cerciorarse de que todos sean integrados, a menos que la lista sea muy extensa, en cuyo caso se prescinde de los de mayor antigüedad. 

Al colocar la experiencia laboral, es necesario escribir el nombre de la empresa, la función y cargo que se desempeñó y un breve resumen de sus responsabilidades; así como la ubicación de la empresa y la fecha en la cual se trabajó allí. 

Enfocarse en los logros

Cuando se escriben la información acerca de los empleos que se han desempeñado, es importante hacer énfasis en los logros obtenidos en ello y colocarlo haciendo uso de cifras; pues los datos cuantificables, brindan un mayor soporte. 

Para dejar esto más claro, a continuación, se presenta un ejemplo; si la persona se desempeñó por 1 año en un cargo de vendedor y logró tener buenos resultados, en la descripción del cargo y las funciones, se colocaría: aumentar las ventas en un 25% en un período de 6 meses. 

Esto hará que el aspirante se vuelva una opción mucho más atractiva para el empleador; pues cuenta con dato que avalan su buen desempeño en cuanto al trabajo realizado. Demás está decir, que esta información debe ser real y comprobable.  

Lo que no se debe incluir en el CV

no lo pongas en tu cv

Hay algunas informaciones que son irrelevantes al momento de escribir un currículum vitae y que deben ser descartadas; pues no proporcionaran ningún beneficio, como, por ejemplo, trabajos realizados hace más de 15 años o cargos no relacionados con el área a la cual se aspira.

Es importante que el currículum sea breve; por lo que jamás debe pasar de 2 páginas, de hecho, lo ideal sería que toda la información se encuentre condensada en una sola. Al imprimir el currículum, es importante que se haga en hojas blancas y sin detalles. 

Entre las cosas que no se deben incluir, están los trabajos en los que se ha estado por cortos períodos; pues esto podría llegar a ser contraproducente, ya da la impresión de que el aspirante no tiene estabilidad. 

Igualmente, las pasantías deben quedar descartadas, a menos de que se trate de un primer empleo y no se cuente con más experiencia, pero si ya han pasado más de 5 años, esta es una información de la cual se debe prescindir. 

No incluir información de toda la formación que se ha tenido si no está relacionada con el área de interés; por ejemplo, si se está optando por un puesto en ventas de una empresa de repuestos automotrices, no se debe colocar un curso de repostería.   

Los tipos de currículo

Existen 3 tipos básicos de currículum entre los cuales elegir y la escogencia de uno u otro, dependerá de los gustos personales del aspirante. Pero se debe tener en cuenta que cada uno de ellos se trabaja de manera diferente, en cuanto a la organización de la información. 

Entre los tipos de currículum están:

  1. Cronológico: Es aquel en el cual se ordena la información de manera cronológica, partiendo desde la más reciente. Este es el tipo más común, pues es sencillo de hacer y de comprender para quien lo lea.  
  2. Funcional: En este caso, el énfasis se hace en las habilidades que la persona tiene y todas las cualidades que lo hacen ser un buen candidato para el cargo. Este es el tipo ideal para quienes no cuenta con experiencia laboral. 
  3. Mixto: Se trata de la combinación de los dos tipos anteriormente descritos, colocando las habilidades, seguidamente de la experiencia laboral. 
  4. Vídeo Currículum: es un currículum en formato vídeo, cómo su nombre indica. Normalmente es el tipo de currículum más indicado para empleos creativos.

¿Qué tipo de currículum elegir?

Escoger el mejor tipo de currículum para cada caso, es fundamental para lograr llegar a más empleadores. Es por ello que se hace necesario el tomar un tiempo para sopesar las opciones y escoger uno en particular. 

Los cronológicos son los más populares debido a su sencillez; además de que permiten visualizar fácilmente toda la experiencia y formación que tiene la persona, en un formato que se comprende de manera inmediata, realzando sus actividades, desde la más reciente. 

Por otro lado, como ya se mencionó, los funcionales son la mejor opción para aquellas personas que están comenzando en la búsqueda de empleo y que no cuentan con experiencia laboral; ya que en este tipo se potencian todas las habilidades y cualidades que lo convierte en una persona elegible.  

Los combinados, cada vez toman mayor fuerza; pues incluye los aspectos positivos de ambos tipos, haciendo énfasis en los aspectos positivos, cualidades y fortalezas del aspirante, junto con sus experiencias de trabajo más recientes. 

Antes de escoger un tipo y comenzar a armar el currículum, es preciso tener en cuenta que el objetivo principal es llamar la atención del reclutador; por lo que la información debe ser atractiva inmediatamente, pues como media, se duran 6 segundo ojeando cada currículum, antes de descartarlo.  

Adaptar el CV

Es importante que cada currículum esté adaptado a la empresa en la cual se entregará, específicamente para el cargo al cual se aspira. Esto no quiere decir que se deba comenzar de cero para cada resumen curricular que se va a entregar; pues hay información que servirá de base para todos.

Simplemente es cuestión de hacer pequeños ajustes para potenciar las cualidades que le pueden hacer elegible, partiendo de una plantilla a la cual se le puedan realizar cambios para adaptarlo al trabajo que se está solicitando.  

Formato de un curriculum vitae

formato del cv

Hacer un buen currículum vitae no es solo cuestión de saber qué información escribir y cómo organizarla, sino también de seguir ciertos parámetros en relación con el formato a utilizar; para que pueda ser visualmente atractivo y de fácil lectura.

Lo principal a tener en cuenta es que se debe imprimir en hojas tamaño carta de color blanco, sin detalles de ningún tipo. En relación con los márgenes, se recomienda que sean iguales, para dar una apariencia armónica. 

El uso del espaciado debe ser uniforme, y resaltar los títulos en negrita o con un tamaño de fuente un poco más grande que el resto del texto; si se va a usar color para ello, se recomienda que no sean colores fuertes. Las mejores opciones están en los tonos de azules.   

En relación con el tipo de fuente, se recomienda la utilización de una que se de fácil lectura. Entre las clásicas se encuentran: Arial, Times New Roman, Calibri, Helvetica y Georgia, siendo las más utilizadas, por ser estéticamente agradables. 

Además, se debe tener en cuenta el tamaño a escoger; el cual no debe ser superior a los 12 puntos ni menor a 10.5 para que no resulte difícil de leer; para ello también se debe tener en cuenta que haya espacios blancos que den una imagen profesional. 

Si se va enviar vía correo electrónico, es preciso convertir el archivo al formato PDF. Aún y cuando se haya enviado el currículum por correo, si se concreta una entrevista, es una buena idea llevar un ejemplar impreso, en caso de que el entrevistador lo solicite.  

Corroborar toda la información

comprueba la información

Antes de imprimir o enviar el currículum vitae, es de gran relevancia revisar toda la información que allí se encuentra para asegurarse de que nada haya quedado por fuera. Además, se debe tener un marcado cuidado de la ortografía y la gramática. 

Un pequeño error en una palabra mal escrita, puede ser la diferencia entre ser llamado o no; pues un currículum bien cuidado, da una imagen profesional. Para poder asegurarse de no pasar nada por alto, es recomendable que un tercero lo revise antes de enviarlo. 

Al terminar de escribirlo, se puede dejar de lado un momento antes de volver a revisarlo; para tener la mente mucho más fresca y después de revisar, una vez más repetir este paso. Alejarse por un rato y luego chequear de nuevo. 

Solamente cuando se esté seguro de que no falta información y que se encuentra todo bien escrito, es momento entonces de imprimir el currículum o enviarlo por correo, según sea el caso. Es importante mantenerlo actualizado; por lo que se recomienda incluir siempre las últimas novedades para tenerlo siempre listo en caso de necesitarlo.