Cómo prepararse para una entrevista de trabajo

La búsqueda de empleo, es un proceso que comienza con la entrega de currículos o aplicaciones a los cargos; pero que se termina de consolidar con la entrevista de trabajo, siendo este uno de los pasos más importantes y determinantes para obtener un cargo. 

Es la oportunidad de impresionar a los posibles empleadores; por lo que es necesario poner todo el empeño para lograr mostrar todo el potencial con el que se cuenta y lo valioso que se puede llegar a ser para el equipo de trabajo de la empresa.

entrevista de trabajo

Cómo prepararse para una entrevista de trabajo

Hay algunos consejos que pueden ser de gran utilidad, antes, durante y después de una entrevista de trabajo; para que la misma sea exitosa. Sin importar si se trata de la primera entrevista o si ya se tiene experiencia, estos consejos pueden ser de gran ayuda. 

Investigar acerca de la empresa

La búsqueda de empleo, es un proceso que comienza con la entrega de currículos o aplicaciones a los cargos; pero que se termina de consolidar con la entrevista de trabajo, siendo este uno de los pasos más importantes y determinantes para obtener un cargo. 

Es la oportunidad de impresionar a los posibles empleadores; por lo que es necesario poner todo el empeño para lograr mostrar todo el potencial con el que se cuenta y lo valioso que se puede llegar a ser para el equipo de trabajo de la empresa.

Hacer uso de las conexiones

Este punto hace referencia a buscar información de primera mano, de personas que laboran en la empresa; para conocer la dinámica real que allí se maneja, lo que buscan y cuáles son los aspectos a descartar. Nadie podrá brindar información más confiable, que quienes allí trabajan. 

Si no se cuenta con ningún contacto, se pueden buscar a través de portales como LinkedIn a personas que laboren o hayan laborado allí; para pedir orientación acerca del proceso de entrevista y como se desarrolló todo, hasta el momento de la contratación.  

Practicar no está demás

Imaginarse el proceso de entrevista y practicar las respuestas a las preguntas que se puedan realizar, es importante para estar un poco más preparado al momento de enfrentarse al entrevistador. En este sentido, la visualización creativa puede ser de gran ayuda. 

En este sentido, se deben practicar todos los posibles escenarios, desde una entrevista informal y relajada, hasta las más estructurada y seria. Aunado a ello, se deben tener en mente algunas preguntas para hacer en caso de que el entrevistador de pie para ello y no quedar en un incómodo silencio. 

Aprender técnicas de entrevista

Este punto va de la mano con el anterior; pues se trata de buscar e investigar acerca de los diferentes tipos de entrevista que hay para tener cierto conocimiento de cómo será el desenvolvimiento de todo el proceso.

Las épocas en las que las entrevistas eran completamente estructuradas han quedado atrás, dando paso para un nuevo estilo que se enfoca en conocer las conductas y actuaciones de los aspirantes en cargos anteriores, en determinadas situaciones. 

Por ello es bueno tener en claro cuáles son los potenciales y debilidades que se tienen y que se hayan hecho evidentes en el empleo anterior. Otro tipo de entrevista común hoy en día es basarse en eventos hipotéticos, para conocer cuál sería la respuesta del aspirante, ante determinadas situaciones. 

Los diferentes tipos de entrevista

Es necesario estar preparados para enfrentar cualquier tipo de entrevista que se vaya a realizar; pues hay diversas maneras, con la utilización incluso de medios tecnológicos, además de poder ser realizadas de manera grupal o individual. A continuación, se informa un poco acerca de estas: 

entrevista telefónica

Entrevistas por teléfono o por videollamadas

El avance tecnológico, ha permitido que las entrevistas se puedan realizar a distancia, lo que en muchas ocasiones es más conveniente para todas las partes involucradas, principalmente si se encuentran a una distancia significativa. 

Es importante probar que todos los equipos funcionen de manera correcta antes de comenzar la entrevista; en el caso de ser por videollamada, asegurarse que el audio funciona correctamente y ubicarse en un sitio tranquilo y sin interrupciones, en donde se pueda hablar con comodidad. 

Entrevistas fuera de la empresa

Este tipo de entrevistas ha adquirido gran popularidad en los últimos tiempos y se trata de una conversación en un lugar fuera de las oficinas; generalmente se hacen durante una comida o con una taza de café, aunque suele no ser la entrevista definitiva, cuando se trata de algo muy informal. 

Pero este puede ser el primer paso para poder ingresar a la empresa; por lo que se hace necesario, dejar una muy buena primera impresión. Es importante llegar antes que el entrevistador al punto de reunión e ir vestido acorde al sitio en el cual se ha acordado la cita.  

Entrevistas grupales

En este punto hay dos posibilidades, la primera es enfrentarse de manera individual a un grupo de expertos, en cuyo caso se debe estar preparado para dar respuesta a todas las preguntas que se realicen, manteniendo la calma en todo momento. 

La otra opción es que la entrevista sea realizada junto con otros aspirantes, en cuyo caso es preciso ser un buen oyente y respetar el derecho de palabra de los demás y aprovechar al máximo el tiempo que se tiene para hablar, haciendo énfasis en las habilidades y fortalezas que se poseen. 

La primera apariencia es importante

traje para hacer una entrevista

Si bien, la manera de vestir no determina las capacidades que tiene una persona; la primera apariencia puede denotar una idea acerca de quién es para la mayoría de las personas; por lo que este es un aspecto que nos e debe descuidar al momento de asistir a una entrevista laboral. 

Es fundamental, dar una apariencia profesional, acorde al cargo al cual se ostenta; por ejemplo, si se trata de un puesto de ingeniería, ir con una camisa y pantalón formal, será más que suficiente, teniendo siempre en cuenta todos los detalles, como que se encuentren limpios y sin arrugas.  

Pero en el caso de estar aspirando a un puesto gerencial, lo recomendable es asistir utilizando un traje. Sin importar el cargo, la pulcritud, es fundamental, así como también tener una apariencia cuidada en general. 

Si no se está muy seguro en relación con la ropa que se debe usar, se puede contactar con el entrevistador y solicitar información acerca del código de vestimenta, para ir acorde a ello. Se recomienda ir un poco más formal de lo que el código plantea. 

El día de la entrevista de trabajo 

Para el día de la entrevista se debe tener a mano toda la documentación que se pueda necesitar; lo que incluye una copia del curriculum y de la carta de presentación, en caso de que lleguen a ser necesarias. Es imperativo el llegar a tiempo; por lo que se recomienda llegar al menos unos 15 minutos antes de la hora.

Esto para prevenir cualquier incidente que se pueda presentar en la vía y evitar así llegar tarde; ya que esta no sería la mejor manera de dar comienzo a la entrevista, pues generará una muy mala primera impresión.

Es fundamental seguir cierta etiqueta, que se basa en la amabilidad y el respeto, ante todo, no solo para con el entrevistador, sino también con todo el personal con el que se tenga contacto alguno. Igualmente se debe esperar hasta ser llamado para ingresar.    

Lo que no se debe hacer

Hay varios errores comunes que se suelen cometer en las entrevistas laborales; por lo que es importante informarse en este sentido, para poder evitarlos y tener resultados positivos. A continuación, se presentan algunas de las cosas que no se deben hacer:

  • Entrar a la entrevista comiendo cualquier cosa o masticando chicle; esto da una muy mala impresión, además de ser realmente irrespetuoso. 
  • Cargar café, té u otra bebida. 
  • Llevar el teléfono en la mano o dejarlo encendido durante la entrevista. 
  • Utilizar perfumes o colonias en exceso. 
  • Cargar joyas ostentosas. 
  • Usar ropa inadecuada para una entrevista laboral.
  • Comenzar a hablar antes que el entrevistador. 

Lo que si se debe hacer

El momento de la entrevista puede ser algo tenso, sobre todo la espera; por lo que el principal punto aquí, es tratar de mantener la calma en todo momento. Para ello, algunos consejos útiles son:

  • Ir al baño antes de entrar a la entrevista, sobre todo si se tiene una vejiga nerviosa. 
  • Lavar y secar muy bien las manos, para eliminar también el sudor que puedan tener. 
  • Tratar de respirar pausada y profundamente para calmar el ritmo cardíaco.
  • Si en la entrevista no se comprende una pregunta, está bien pedir más información o alguna aclaratoria acerca de lo que buscan. 
  • Prepararse antes de la entrevista, ayuda a bajar los niveles de estrés y a estar más calmados.   
  • Al finalizar la entrevista, es importante tomarse un tiempo para agradecer la oportunidad y para agregar algún dato que considere relevante, que haya olvidado mencionar en la entrevista. 

¿Hay manera de saber si salió bien?

No existe una respuesta única para esta interrogante; pues hay entrevistas en las que se hace claro al finalizarla, que ha sido exitosa, mientras que otros entrevistadores optan por un tono más formal y neutro que hace difícil el poder leer entre líneas. 

Lo importante es mantener siempre una buena actitud y ser atento y amable en todo momento, aún y cuando se tengan sospechas de que la entrevista no haya salido muy bien. El éxito de la misma depende de varios factores, así que sería muy arriesgado hablar de que existe algún método para poder saber con total certeza si todo salió bien o mal. 

En conclusión 

Prepararse para la entrevista es indispensable para aumentar las posibilidades de éxito; esto implica tener en cuenta los diferentes factores involucrados en el proceso de selección, tanto a nivel personal, como acerca de la información de la empresa.

Es importante tener en cuenta que si no se logra acertar en alguna entrevista laboral; este no es el fin del mundo, ni tampoco implica que no se tengan las cualidades para desempeñarse bien en un cargo; pues puede ser simplemente que no se es lo que la empresa precisa en ese determinado momento.  

En las entrevistas de trabajo, la química con el entrevistador también tiene cierta influencia; así que si no hay una buena retroalimentación es posible que no se reciba un nuevo llamado; pero ello no implica de ninguna manera que no se tengan las cualidades necesarias para desempeñar un buen trabajo.